Llegada a Santiago de Compostela

Perdonen que me haya retrasado con este post, pero espero que entiendan que lo tenía que vivir intensamente.

Pudimos empezar la última etapa sin lluvia, y eso, ayudó para empezar con mucha energía. Me sorprendió sentirme fuerte, después de todas las jornadas que ya llevaba encima. Los comienzos de las rutas han sido las más bonitas, dejábamos las urbes atrás para adentrarnos en los bosques. Esta vez, eran tan frondosos que no dejaban pasar la luz del día, parecía que en cualquier momento se podía aparecer un hada. Pero todo este bonito entorno estaba lleno de charcas y fango, y agua, y trampas de agua. De repente, creo q no llevaría ni un kilómetro andado y metí el pie en un charco de agua, que me llegó hasta el tobillo. Desde ese momento, mis pies no volverían a estar secos. Y apareció la lluvia. Apenas hay fotos porque se hizo muy complicado usar el móvil.

No paró de llover, con lo cual mi otro pie, también se llenó de agua. El poncho no era suficiente para atajar tanta agua e irremediablemente, calaba por el abrigo. Menos mal, que no me empapé entera. Pero a pesar de todo esto y del viento, yo seguía fuerte, sólo eran 19km, ya tenia encima unos 100, ¿Qué es una raya más para un tigre?

Mi compañero del camino esta vez fue Marce, un gran tío de Santander, que me ayudo y me motivó todo el trayecto, aprendí mucho de él.

Pillamos un ritmo estupendo y avanzabamos sin parar apenas.

Aquí ya estaba a las afueras de Santiago, en el monte de Gozo. Se llama así porque desde aquí ya los peregrinos podían divisar la ciudad. Subidón, ya no nos queda nada.

Una vez que empezamos a entrar en el casco viejo, aparece a nuestro lado el monitor, Momo. Me hizo muchísima ilusión cuando me dijo que eramos los primeros en llegar, no me lo podía creer.

Empecé llorar de la emoción tan fuerte, me cogí de las manos de Momo y Marce y entramos corriendo en la Plaza de Obradeiro. Estoy escribiendo esto y me emociono de nuevo

estaba hecha polvo físicamente pero me sentí super fuerte, de verdad que no sé explicarlo.

Una vez hecho el trabajo, toca relajarse, tomar algo, duchita y comprar botas de agua en el chino

porque en cholas y calcetines con la que estaba cayendo,…. va a ser que no.

Tarde de pinchos y vinos, de felicitaciones, de encuentro con el resto de los compañeros

Y también las despedidas. En tan poco tiempo se comparten muchas cosas y me siento muy afortunada por la buena gente que he encontrado.

La noche con luna llena, se presentaba mágica, tanto, que casi se hizo día

Cuarta etapa: O Pedrouza

El día de hoy, en comparación a kilómetros y dificultad, ha sido mucho más ligero, sólo 20 kilómetros.

Varias paradas técnicas para ir al baño o tomar algo, hicieron del trayecto un paseo ligero, creo que estoy cogiendo fondo.

A destacar queda La Casa Verde, garito con muchísimo encanto, música de la buena✌😉 y personal muy carismático. Aquí nos encontramos todos

Me estaba quitando algo de los dientes.

Aquí estamos el equipo canario, Alicia y Diego desde Tenerife que llevan un ritmo brutal, menos mal que paran para comer, porque si no, ni les veo.

Al salir de aqui, nos cayó una tromba de agua brutal

menos mal que pudimos refugiarnos en la parada de la guagua.

El resto del camino, sin dificultad, más bien ha sido un paseo. El problema ha sido el clima, se ha metido viento y al llegar al final de la etapa nos ha granizado. Vaya show…

Y mañana ya llegaremos. Seguirá cayendo la del pulpo, a ver si mis zapatillas aguantan el embiste y vemos a “Chaguito”.

Buenas noches corazones

Etapa reina

Hoy ha sido el día más duro, 29km, muchos desniveles, frío de narices y lluvia, micha lluvia.

Sin embargo, a nivel personal, creo que ha sido la más bonita de todas, tanto por su belleza paisajística,

como por su lección.

En la primera parte ibamos muy y pude relajarme y vibrar con todo lo que me rodeaba

Ya creía que era fuerte, pero después de estas vivencias, casi me creo indestructible. Es impresionante lo que una puede dejar de hacer por tener miedo, ylo poderosa que puedes llegar a sentirte a romper esas barreras.

Tocaba hacer parada técnica y comer algo para aguantar lo más duro, que estaba por llegar. Comimos uno de los mejores pulpos que he probado en mi vida, en el pueblo de Melide

En el Garnache y un flan casero, anaranjado, por la calidad de los huevos de gallina.

No paraba de llover y el viento se dejaba ver de vez en cuando. Noelia fue mi compi de hoy, llevamos más o menos el mismo ritmo y nos cuidamos mutuamente durante el camino

Hoy también pudimos compartir algunos tramos con Rafa y Malva

Rafa es el fotógrafo, por eso no sale jejejeje

Los últimos 5km no avanzabamos, aunque ya había dejado de llover, el cansancio y el sobreesfuerzo pasaban factura y la orografía no ayudaba.

Pero llegamos y lo hemos conseguido, casi 30km en condiciones climatológicas extremas. Aunque tengo la garganta inflamada, me siento muy fuerte.

Para mañana se espera tormenta, pero la etapa se prevee más suave.

¡Buen Camino!

Segunda etapa: Palas de Rei

La primera etapa dejó muy bien sabor de boca. Buenas sensaciones porque no hibo sensación de agobio ni cansancio.

Sin embargo, ya el cuerpo se nota resentido.

La primera parte empezó con mucha cuesta de subida y bastante asfalto. Empieza a cansar bastante.

Después de la primera parada técnica, nos enfocamos en buscar un asentamiento celta, con una antigüedad de más de 2500 años, Castromaior:

Hay que desviarse un poquito del camino, pero apenas nada y merece mucho la pena.

Después de esto, ya me costó llevar el ritmo de nadie, y estuve como 5 kilómetros andando sola. Me gustó mucho las sensaciones. Estaba tan agusto, que me pasé el punto de encuentro y acabe almorzando sola. La pena es que no probé la tortilla de atún.

Ya luego me reenganché con Diego, de Tenerife.La segunda parte del caminando de hoy, ha sido entre pequeños pueblos y granjas

Y llegué al final, a Palas de Rei

Por la tarde salió el sol y calentamos un poquito los huesos. Como era pronto pude ir al super y organizar todo para el día siguiente, que se presentaba dura.

Primera etapa: Sarria -> Portomarín

Por fin empezamos.

Desayuno de campeonato, al estilo gallego, todo XL y reunión con el grupo y salimos. Anoche nos dieron las credenciales, la vieira y una camiseta muy chula del camino.

Señores, esto hay que vivirlo, por mucha foto que ponga, es imposible trasmitirlo.

Mi compi de camino es Noelia, una niña de Madrid que también vino sola. Hacíamos paradas para descansar y sellar las credenciales. Casi toda la etapa ibamos con Momo, el monitor y claro, se conoce todoslos buenos trucos.

Zumo natural de naranja, manzana y zanahoria…. mmmmm delicioso para coger fuerzas.

Paramos después en el Peter Pank, un garito con mucho encanto y muchas cervezas y vino.

Los compañeros son muy buena gente, estoy encantada.

Tuve un pequeño problema, metí el pie en el agua,no había otra opción, pero como la playera traspira, prácticamente se secó

impresionante todo.

Y llegamos, después de 24 km al destino

y comimos y bebimos

mañana más y mejor.

Buenas noches😘

De camino al encuentro

Me tocaba dejar Santiago para llegar hasta Sarria.

El cambio de hora me ha matado. Encima, me fíe y no compré el billete de tren por la web y cuando abrí el ojo, eran las 8:30 y mi tren salía a las 10😱. Como las locas metí todo en la maleta y salí pitando a la estación. Tanto correr y al final se retrasó casi una hora

Llegué la primera y me dio tiempo de desayunar.

Tuve suerte con mi compañera de viaje, Julia, una gran mujer que hizo que mi trayecto hasta Monforte de Lesmo fuera muy ameno.

Vaya pueblo más triste. La estación de guaguas parecía un edificio fantasma, todo sucio y abandonado. Una pena. Como todavía quedaba rato para la guagua, intenté buscar una cafetería o algo para comer. Dios mio, SOLO estaba abierta la panadería y estaban a tope vendiendo empanadas por encargo. ¿Sabían que te pueden hacer la empanada con el relleno que tu les lleves? Sale más barato y probablemente, las recetas de las familias estén más buenas.

Pues otro típico, empanada de bonito 😜

Lo único que pude ver en este pueblo fue este castillo tan bonito

Y finalmente, pude llegar a Sarria👏👏👏 esta vez con una pareja que venían desde Vigo, María Jesús y Paco. Haremos el mismo trayecto. Aquí me recibió Marisa, en el albergue

He vuelto a llegar la primera, me estoy planteando lo de Pekín Express😂 Me instalé y me hice la camita, y como me daba tiempo, me pillé un mapa del pueblo y me fui a conocerlo.

Super risa porque recorrí un trozo del camino pero del revés

Recorrí el casco antiguo y es como estar en otra dimensión, en otra época

Fíjense en la siguiente foto, lo que se ve al fondo es nieve😱 y el aire viene de allí… puto frío!!!

Durante el paseo me encontré con mis nuevos amigos, María Jesús y Paco. Creo que coincidiremos en el camino más veces.

Sarria tiene Malecón, pero con un río

Y para terminar, reunión de grupo, con las instrucciones y regalitos.

Buenas noches😘😘😘

Conociendo Santiago

Día de transición, tengo que esperar a mañana para poder ir hasta Sarria, el punto de encuentro.

Sin apurarme a levantarme, aproveché la mañana para conocer el casco antiguo.

Lo primero, desayunar. Por dios, no recordaba lo exagerados que son los gallegos para comer.

Mientras esperaba por el súper bocadillo de tortilla, me obsequiaron con estas delicias. ¡Salí redonda!

Llegué a la catedral y recorrí sus calles aledañas.

¿

Ya dije que habían 7°?

Flipo con los patios y las construcciones, esto es una maravilla.

Seguí “huroniando” y llegué hasta la Alameda. Miren que maravilla de parque. ¡¡¡Las piedras aquí son verdes!!!

Luego volví a comprar las cositas que me faltaban (tenían ginebra Carmela y ambrosias Tirma), aproveché para buscar un sitio para comer.

Pero qué rico, por favor. El primer papeo no podía ser otra cosa.

Salí del restaurante y me acordé que me habían hablado del mercado de abastos. Si vienen alguna vez, recuerden hacerlo por la mañana, porque por la tarde cierra.

Así que seguí caminando y llegué a este parque, más bonito aún.

Y empieza a llover de nuevo, pero esta vez sentí mucho más frío. Mientras buscaba donde poder tomar café, encontré esta tienda que me hizo mucha gracia

Hasta vino de La Geria tenían. Se nota que los gallegos vienen mucho a nuestra bendita tierra.

Les dije que hacía mucho frío, ¿verdad? Así que, me recogí temprano, me pasé por una pastelería y cené en el albergue

Hay un silencio sepulcral en la habitación y mis tripas no paran de sonar, qué vergüenza por dios. Espero que no les moleste para dormir.

Buenas noches😘

Arrancamos

Ni que fuera la primera vez que vuelo sola. Me siento super nerviosa. No tengo muchas expectativas generadas pero quizás es por el hecho de que es mi primer viaje sola, o por el clima, que está cayendo la del pulpo, o quizás por la incertidumbre de no saber lo que me depara esta aventura. Tengo miedo de no aguantar, de estar físicamente muy floja y tener complicaciones.

Menos de un mes para prepararlo todo. Acostumbrada a tener todo bajo control, tengo la sensación de todo lo contrario. He revisado todo mil veces y sigo sin estar tranquila.

Las energías revueltas, como si el cuerpo intuyera que algo grande va a pasar…

Llegué sin complicaciones, llovía a mares y era de noche, así que pillé taxi hasta el albergue, The Last Stamp.

La única pega que le veo es q sólo tiene una ducha y un wc, porquelo demás está genial, ¿vieron la cocina qué monada?